Avatar Pacífico

Errante

Errante
Dibujo de Manuel Valera

samedi 17 novembre 2007

La eLe

Es posible morirse de un disparo sin balas ni pistola. Solo se requiere de una mano. Se dejan el pulgar y el índice formando una L, mientras los otros dedos se cierran hacia la palma de la mano, tocando el comienzo de la línea que los gitanos llaman de la vida. Los dedos en L se dirigen hacia la victima y en la mente se imagina el pum pum, sincronizado a un rápido movimiento de la mano de abajo hacia arriba. El otro recibe el disparo y no se da cuenta de su muerte, continua caminando, sin saber que ha perdido una de sus vidas.


vendredi 16 novembre 2007

Los Colores del Diablo



Tengo un amigo diablo, a quien quiero demasiado. Este diablo siempre me llena de musica.

El diablo, esta vez, me ha regalado un fantastico disco: The Colors of Latin Jazz: Sabroso.

El Jazz tiene una gran virtud, de ser musica flexible, que se enriquece de diferentes colores ritmicos, nutrida de raices de arboles mecidos por diferentes vientos (o sera el mismo viento?).

Y como Charlie Parker dice; musica habla mas alto que las palabras, entonces los dejo en musica.


samedi 13 octobre 2007

de Kafka

-No quieres unirte a nosotros?- me pregunto recientemente un conocido al encontrarme solo despues de medianoche en un cafe que estaba casa desierto.

-No, no quiero – dije yo.


Kafka (tomado de Franey y Zooey. J.D. Sallinger)

lundi 20 août 2007

Buika en Aire Pleno


Un cajón, las cuerdas de una guitarra y la voz de Buika. Las canciones son tristes, porque hablan del amor, son tristes también por la voz flamenca, la voz sincopada de una mujer hermosa de raíces africanas, que danza como el agua. La música se mueve sobre los paisajes creados al borde de un río, en el que solía bañarse una hermosa gitana. También hay unos ojos que el alma no olvida.

Arriba la noche está sola sin sus estrellas.

mercredi 25 juillet 2007

Tristeza

Una tristeza. Algo que se forma en la garganta, un nudo que hace que el paso de la saliva sea muy difícil. Ganas de llorar. Un pequeño temblor en el cuerpo, los ojos cargados al borde de la desesperanza. Un reloj, una imagen borrosa, y la brisa leve que conoce la tristeza de los hombres.

mercredi 18 juillet 2007

Mi Primera Mentira


Quería ser un mago, desbaratar los relojes, los teléfonos, e inventar mecanismos para mover las cosas. Continuar el camino de la primera mentira


Yo quiero una princesa convertida en un dragón,

yo quiero el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón,

yo quiero un vellocino de oro para un reino,

yo quiero que Virgilio me lleve al infierno

yo quiero ir hasta el cielo en un fríjol sembrado

y ya.

Silvio Rodríguez

jeudi 12 juillet 2007

A LA RUEDA

La rueda gira sobre un eje fijado a un muro exterior. La calle es angosta y al pasar por debajo de la rueda se siente algo extraño. Imagínate una rueda ahí pegada inútilmente, alguien la ha puesto tal vez con el ánimo de no olvidar algo, de seguir rodando. Pasas por el muro de la rueda y los primeros días te impresionas y te preguntas el por qué, pero luego te vas acostumbrado a ella. Un viento pasa y la mueve, el mecanismo esta oxidado y produce un tracatra que te recuerda también algo, que aun no sabes lo que es, solo que es muy remoto, de los tiempos de la infancia cuando eras el niño del carrito mágico impulsado por una cuerda invisible.

vendredi 6 juillet 2007

My Baby Just Cares for Me



Me gusta la voz de Nina Simone, también me gustan sus manos cuando tocan el piano y me gusta el sonido del piano que conversa con la voz, una voz con cuerpo, que permite adivinar el rostro, los rasgos negros de la cantante: nariz amplia, labios gruesos y ojos profundos, con algo de tristeza.

Me imagino una mujer que le gusta contar historias, una buena conversadora: “Las Negras, como todas las mujeres del mundo, son conversadoras”. El público espera la canción y Nina se toma su tiempo y cuenta una historia. Luego habla de su amigo entrañable: “Raisin in the Sun” y le canta a su memoria:

When you feel really low

Yeah, there's a great truth you should know

When you're young, gifted and black

Your soul's intact

mardi 3 juillet 2007

El Rododendro y una canción


Carla está en un parque, que tiene un lago y unos patos que nadan en fila. En la orilla unos niños cuidando a sus padres. Uno de los niños tiene un largo cabello dorado, que se hace mas dorado por el efecto del sol sobre el lago de patos.

La espera ya no es tortura, es un estado al que se llega ya con paciencia, sin afanes ni contratiempos. Es el momento en el que tantas esperas han dejado su sombra invisible impregnada sobre la piel, que ya no es la misma, ahora con más relieves, más soles y lluvias, sobre una banca de madera que mira un pato distraído que no sabe donde está su madre, oculta por uno de los arbustos del lago.

El parque está lleno de diferentes colores, a Carla le atrae el color púrpura de una especie de pompones de papel seda, rosas de un árbol no muy alto, que parece haberse apoderado del parque. Un letrero de madera dice que el árbol se llama Rododendro y que no es un árbol, sino un arbusto.
Maya ha llegado. A unos metros se escucha Desireless.


Rododendro. (Del lat. rhododendron, y este del gr. ῥοδόδενδρον; de ῥόδον, rosa, y δένδρον, árbol). Arbolillo de la familia de las Ericáceas, de dos a cinco metros de altura, con hojas persistentes, coriáceas, oblongas, agudas, verdes y lustrosas por el haz y pálidas por el envés, flores en corimbo, con cáliz corto y corola grande, acampanada, de cinco lóbulos desiguales, sonrosada o purpúrea, y fruto capsular. Es propio de las regiones montañosas del hemisferio boreal y sus muchas variedades se cultivan como plantas de adorno. Real Academia Española © Todos los derechos reservados

vendredi 22 juin 2007

Un Concierto con Andy Narell Steelband Project

Increíble.
El sonido que sale de las "steel pans" es único; imaginar una marimba metálica, sin palos, sólo un espacio cóncavo con relieves tallados por el golpe que genera la música, como huellas.
La música de Narell no tiene clasificación exacta, es una combinación de ritmos africanos, latinos, de caribe; el jazz permitiendo el dialogo. Es música impregnada de color, de belleza. Estoy en primera línea sentado en un piso adoquinado de un edificio antiguo, con un patio donde asoma el cielo. Allá arriba nos envidian.

Andy Narell perteneció al Caribbean Jazz Project con Paquito d'Rivera. También ha tocado con Chucho Valdés, Aretha Franklin, Tito Puente, Marcus Miller y Angelique Kidjo, demostrando su increíble y genial versatilidad.

Ahí los dejo con el sonido.

lundi 18 juin 2007

Ella Baila Sola

Cuando? Se pregunta sentada en la barra solitaria del bar, que suele llamarse Noche. Una barra llena de bebidas con todos los colores posibles. En cada vaso se distingue la huella labial que en intervalos casi regulares se aproxima hacia la boca de vidrio por un poco de licor, diversificado en presentaciones exóticas, con nombres orgásmicos y de islas. Nombres de personas en la mezcla de una bebida compuesta de jugos de frutas con licores que han pasado parte de su vida en robles viejos. Hay otros de dudosa procedencia.

El alcohol sube poco a poco, y las cosas en ese momento parecen ir quedándose atrás; en el sofá viejo de la casa, un sofá roto y que ha sido guardado en el sótano. No se bota este sofá porque hace parte de muchos recuerdos, pero se mantiene escondido, para no verlo continuamente, para no recordar siempre. No es bueno recordar, no es bueno olvidar.

Las cosas, los sentimientos toman otro color con el alcohol, de pronto se siente el cuerpo libre y desaparece la sensación de advertirse observado por esos ojos de juicio que sin decirlo, desaprueban lo que se es y lo que no. Esa es la ventaja de los ojos: que no necesitan boca. Entonces la música, como siempre, sube también por el cuerpo y se mezcla con las trazas de alcohol. En la Noche hay un espacio que podría ser una pequeña tarima de baile. No lo es, en el sentido estricto, pues son pocos los que bailan. Hoy Maya se siente libre, mira la potencial tarima, bordeada por unas cuantas mesas vacías, la música se ha apoderado de ella, se dirige a la pista y empieza a bailar, como nunca lo había hecho antes, creando un mundo que es soló de ella, es un mundo lejano al lugar, así que las miradas no la tocan. Maya baila al ritmo suave de un bolero que habla de la partida y del fin de todo al siguiente amanecer. El fin.

Mientras baila, Maya no puede dejar de pensar en Carla y la extraña.

jeudi 14 juin 2007

Las Manos

Las manos. Ágiles manos flotando en el aire, indicando el ritmo, el tiempo. Frágiles en su movimiento como si fueran a desprenderse de la muñeca.
Hay tanta gente, pero sobresalen las manos, unas que tienen delgados dedos y se pasean suavemente por la nada, la nada ocupada de miradas a esas manos. También está el canto; muchas voces sincronizadas. Es un unísono de múltiples voces, dirigidas por unas manos. En la noche, la esquina es ocupada por una joven pareja que suelen reunirse ahí; en la oscuridad, donde la penumbra es celestina. Los ojos están en todas partes, los ojos del pensamiento hacia la araña, el café, la sombra y un árbol que no descansa, siempre vigila, siempre lo hace, por voluntad, porque así ha sido siempre; el vigía de la calle solitaria en la que ya no pasan niños con sus caballitos de madera y sus carritos amarrados a una cuerda, como mi carro mágico, impulsado por una piola de nylon que amarraba a uno de mis pies para que el carrito me siguiera con el halo de una fuerza invisible. Donde estará el carrito, la cuerda de nylon?
RMT



mercredi 13 juin 2007

La Boca de Mérode

He visto la boca de la señorita de Mérode, a los quince años -boca ancha, ávida, curiosa- y la veo hoy. Ya no es la misma. Se ha estrechado, cerrado, contraido, como la de una persona engreida, satisfecha, a la que ya no se le puede enseñar nada. Se ve fatiga y un comienzo de cansancio en esta boca voluptuosa y bonita. Y tambien tristeza. Tomado del libro el Danubio (Claudio Magris).